Seguinos

¿Sabes cuál es tu ikigai?

¿Sabes cuál es tu ikigai?

¿Sabes cuál es tu ikigai?

El secreto japonés para tener una vida larga y feliz

Según la Organización Mundial de la Salud, Japón es el país más longevo, con una población que tiene una esperanza de vida de 83 años en promedio entre hombres y mujeres. El secreto de esta longevidad, de acuerdo con estudios radica en su dieta, sin embargo otros estudios revelan que además los japoneses parecen ser maestros en tener ganas de vivir y tiene que ver con el ikigai

Lo que esconde el término ikigai, podría traducirse en “nuestro propósito de vida”, es decir la motivación con la que despiertas cada mañana, tu misión. En otras palabras, este concepto invita a descubrir eso que podamos hacer que realmente nos apasione.

Encontrar nuestro propósito de vida, no es tarea sencilla, porque la vida no la pone fácil con frecuencia; con el correr del tiempo vamos tapando esa verdadera pasión y comenzamos a transitar caminos que con frecuencia no nos motivan, nos opacan, nos vuelven grises.

Habrá algunos que han seguido su pasión, pero al no conseguir éxito se frustran, se desaniman  y la abandonan. Otros, dejan atrás sus sueños por empleos que ofrecen salarios abultados y alto estatus cumpliendo con tareas que no disfrutan. Están también aquellos, que trabajan de algo que les gusta y obtienen un buen ingreso, pero más allá de eso, se sienten vacíos. ¿Qué nos sucede? ¿Qué es lo que no está funcionando? Nos está faltando descubrir nuestro verdadero ikigai.

¿Ikigai es sinónimo de felicidad?

La felicidad sin dudas es la consecuencia de haber encontrado tu ikigai.

El ikigai no es la felicidad, sino más bien, es un camino que nos invita a re-descubrirnos para que la consecuencia de ese tránsito sea la felicidad. El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, por lo que te pueden pagar, lo que que te da placer hacerlo y que, además, sabes que aporta algo a los demás. Cuando cumples con tu ikigai, se eleva la autoestima, la confianza, el amor propio y el sentimiento de estar haciendo algo más que vivir, brindándote a los demás. La felicidad sin dudas es la consecuencia de haber encontrado tu ikigai.

¿Cómo descubrir mi Ikigai?

Todos tenemos un propósito en la vida, sucede que cuando llega a la etapa adulta esos talentos, esos juegos de niños donde éramos lo que queríamos ser, esos sueños de adolescentes se tapan de obligaciones, responsabilidades y se llenan de polvo. Todas las personas tienen un ikigai, el punto es descubrirlo. Un error frecuente es buscar ese propósito fuera de nosotros mismos, y la clave aquí está en hacer una introspección personal y buscar dentro nuestro. Por esta razón, existen cuatro preguntas para revelarlo:

  • ¿En qué soy bueno? ¿Cuáles son tus  habilidades? ¿Qué sabes hacer? ¿Cuál es tu talento? 
  • ¿Qué es lo que me gusta hacer? ¿Qué es eso que amás hacer?
  • ¿Qué necesita el mundo?¿Qué necesita el mundo y las personas? ¿Qué necesidades existen?
  • ¿Por qué me pueden pagar? ¿Qué cosas sabes hacer por las que te pueden pagar?

Sentirnos felices, realizados, completos, va más allá de tener el mejor trabajo del mundo, mucho dinero, el “sentirnos completos” llega cuando se encuentra el motivo por el que despertarse cada mañana, cuando le damos sentido a la vida, cuando esas preguntas que nos hicimos para develar nuestro ikigai se conjugan y alcanzan un equilibrio sano. El ikigai está constituido por todo, por separado nada sirve. Si consigues reflexionar y lograr la integración, habrás alcanzado tu ikigai y tu resultado será una vida plena y feliz. 

El ikigai es la brújula para tomar decisiones, para ir hacia el futuro de un modo pleno, es un término que resume el propósito de vida de cada ser humano. El secreto de una vida mejor, está en mirarnos y descubrir qué es lo que nos moviliza y disfrutar del camino, mientras descubrimos nuestro Ikigai. 

¿Y tu ya encontraste tu ikigai?

Post a comment